La vida te da sorpresas

Barcelona 2014

Barcelona 2014

Si alguien me pregunta ¿qué será de tu vida en unos 10 años más? Mi respuesta más sincera a esta pregunta sería no tengo la menor idea.

Es ahora que no tengo idea de lo que será mi vida, pero no siempre fue así. Me recuerdo cuando tenía más o menos la edad de 20 años hice una lista de las cosas que me gustaría hacer antes de cumplir los 30 años. Es increíble pero tenía bastante claro lo que quería en ese momento.

En esta lista dentro de las prioridades entre otras cosas eran: primero tener mi título universitario, trabajar, viajar por Europa, tener mi departamento y luego por último cuando hubiese realizado la mayoría de estas cosas y más, era casarme para formar una familia.

Resulta que por más que tenía claro lo que quería, la historia fue distinta y mi lista de cosas se cumplieron al revés, desde el final hacia adelante. Tenía cómo última cosa en mi lista casarme, pero me enamore locamente de mi finlandés y casarme fue lo primero que hice y luego todas las otras cosas que estaban en mi lista se fueron cumpliendo.

Con este precedente ustedes comprenderán que ya no me es fácil volver hacer una lista como antes, porque como dice el dicho uno propone pero Dios dispone.

Antes vivía en Chile, ahora vivo en Finlandia que por esas casualidades de la vida está al otro lado del mundo y mañana solo Dios sabe en qué lugar del mundo viviré. Soy una ciudadana del mundo, cada vez más chilena, cada vez más finlandesa y con una identidad cada vez más mezclada.

Por una parte es un alivio no tener que preocuparme por hacer una lista de cosas que tengo que hacer en el futuro, ya que puedo disfrutar de lo que tengo ahora en el presente y mi vida tal cual es. Por lo tanto, si tuviera el poder de saber cómo será mi vida en 10 años más, quizás ya no tendría ningún brillo. Mejor será dejar que la vida me sorprenda.

Miro hacia atrás con un poco de nostalgia de saber que el tiempo ha pasado tan rápido y no me gustaría perderlo en cosas superficiales y sin propósito. También pienso en todas las personas que he conocido y aquellas que ocuparon y ocupan un lugar importante en mi corazón.

Estoy viva y con salud que más puedo pedir. Cada vez más agradecida de Dios por los buenos momentos y aquellos que tal vez no han sido tan agradables. Con hambre de seguir aprendiendo y de seguir conociendo el mundo y a personas interesantes. Y en mi corazón todavía sueños en lista de espera…

Temas relacionados:
Creciendo cada día más
Ahora o nunca
¿Qué quieres ser cuando grande?
Dentista versus Ginecólogo
¿Te acuerdas de mí?
La marca de los padres ¿Cómo te llamas?

Esta entrada fue publicada en La vida bella. Guarda el enlace permanente.

Jätä kommentti / Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s